Inicio Deportes 53,000 fanáticos del béisbol invaden Cooperstown

53,000 fanáticos del béisbol invaden Cooperstown

25 minuto leer
0
0
28

53,000 fanáticos del béisbol invaden Cooperstown

Una multitud de 53,000 hombres descendió a la pequeña ciudad de Cooperstown el pasado fin de semana. Fue la segunda multitud más grande para un fin de semana de inducción en los setenta y nueve años de historia del Salón de la Fama del Béisbol Nacional. La multitud más grande fue de 82,000 en la clase del 2007 cuando Tony Gwynn y Cal Ripken, Jr. fueron exaltados.

Entre los miles de fanáticos  del béisbol el pasatiempo favorito de Estados Unidos, miles de personas vinieron de todos los Estados Unidos, desde Montreal y desde la República Dominicana para honrar a Vladamir Guerrero, el hombre que nunca vio un lanzamiento, que no le haya gustado. Vladimir Guerro Alvino nació en la República Dominicana, pasó 16 temporadas en las Grandes Ligas. Comenzó su carrera en 1996 con los Expos de Montreal, pasando a Los Angelinos de los Angeles en 2004 y convirtiéndose en el brindis de la ciudad por los próximos cinco años.

Un nueve veces All Star, no solo por su carrera de 449 jonrones y su gran habilidad defensiva, sino también por ayudar a los Angelinos a ganar cinco Campeonatos Mundiales de la Liga Americana de 2004 a 2009. Guerrero fue uno de nueve niños y tiene ocho hijos propios, Vlad Jr. recientemente firmado por los Toronto Blue Jays. Guerrero se une a dos del Salón de la Fama dominicano, Juan Marichal y Pedro Martínez, en una fraternidad donde solo los mejores pueden pertenecer.

Me parece sorprendente que tantas personas puedan congregarse en un lugar tan pequeño, provenientes de todos los ámbitos de la vida y cada una teniendo sus propios ideales políticos y prejuicios personales, todo eso queda atrás mientras se unen en el juego que todos aman; béisbol.

Larry W. Jones Jr. es su nombre de pila, pero los fanáticos que adoraron el orgullo de los Bravos de Atlanta durante 19 años solo lo conocen como “Chipper”. Como novato con los Bravos de Atlanta en 1995, Chipper se destacó cuando los Bravos ganaron la Serie Mundial ese año. Taylor,  su esposa, sonreía orgullosa durante la inducción. Sosteniendo a “Ridge” en sus brazos, uno de los hijos con Chipper, Taylor quien espera otro hijo,  en honor a que Chipper fue incluido en el Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown este año, decidieron llamar al nuevo hijo “Cooper”. Con un récord de más de 400 jonrones y 1600 carreras impulsadas, Chipper tiene mucho de que enorgullecerse.

El fenómeno de dobles problemas de los Tigres de Detroit, Alan Trammell y Jack Morris, ambos agradecieron al Gerente Sparky Anderson por desarrollar sus talentos ya en ciernes. Alan Trammell, campocorto de los Tigres a fines de los 80, se mudó al puesto número cuatro de limpieza en 1987 y golpeó 28 jonrones y 105 carreras impulsadas ese año.

Trammell pasó los 20 años de su carrera con los Tigres y junto con su compañero de equipo, el lanzador estrella Jack Morris fue incluido en la clase de 2018. Morris afirma que su fama incluye ser el ganador de cuatro anillos del Campeonato de la Serie Mundial en tres clubes diferentes, incluyendo una serie de blanqueada de 10 entradas a los Minnesota Twins.

Otro integrante, Jim Thome terminó su carrera de 22 años en Grandes Ligas con más de 600 jonrones, y pasó buena parte de esos años como primera base slugging zurdo de los Indios de Cleveland.

El próximo año, Mariano Rivera, el panameño de los Yankees de Nueva York, será probablemente la primera votación en la clase del Salón de la Fama de 2019, pero hubo otro lanzador de cambio con más de 600 salvamentos, Trevor Hoffman fue incluido en el Salón este año después de llevar su talento All Star a los Padres de San Diego durante 15 de sus 18 años de carreras en Grandes Ligas.

Nueva York se está preparando para la invasión de Cooperstown y las áreas circundantes como la elegibilidad de Mariano Rivera para el año 2019, seguida por la leyenda de los Yankees Derek Jeter en 2020 y los Medias Rojas Phenom David Ortiz en 2022. Rivera será el primer yanqui en ser nombrado desde que uno de mis ídolos, “Goose” Gossage entró en 2008.

 

53,000  Baseball Fans Invade Cooperstown

A crowd of 53,000 strong descended on the small town of Cooperstown this past weekend.  It was the second largest crowd for an induction weekend in the seventy-nine year history of the National Baseball Hall of Fame.  The largest crowd numbered 82,000 for the class of 2007 when Tony Gwynn and Cal Ripken, Jr. were inducted.

Among the tens of thousands of loyal baseball fans and lovers of America’s favorite pastime, were thousands that came from all over the United States, from Montreal and by plane-loads from the Dominican Republic to honor Vladamir Guerrero, the man that never saw a pitch he didn’t like.  Born Vladimir Guerro Alvino in the Dominican Republic, he spent 16 seasons in Major League Baseball.  Starting his career in 1996 with the Montreal Expos, going to the Los Angeles Angels in 2004 and becoming the toast of the town for the next 5 years.

A nine-time All Star, not only because of his career 449 home runs and his great defensive ability, but also helping lead the Angels to 5 American League World Championships from 2004 to 2009.  Guerrero was one of nine children and has eight children of his own.  As of this writing, with his son Vlad Jr. recently signed by the Toronto Blue Jays.  Vladimir joins two of my Dominican Hall of Fame friends, Juan Marichal and Pedro Martinez, in a fraternity only the best of the best can belong to.

This is my 18th year of attending the Baseball Hall of Fame Induction and it is an event I look forward to each year.  I find it amazing that so many people can crowd into such a small place, coming from all walks of life and each having their own political ideals and personal prejudices, that is all left behind as they bond as comrades around the game they all love; baseball.

Larry W. Jones Jr. is his given name, but the fans that loved the pride of the Atlanta Braves for 19 years only know him as “Chipper”.  As a rookie with the Atlanta Braves in 1995, Chipper stood out as the Braves won the World Series that year.  I talked to Chipper’s wife, Taylor, as she beamed with pride at the induction.  Holding “Ridge” in her arms, one of a legacy of several sons she shares with Chipper, she informed me that she is due to give birth to another son in the next 48 hours.  In honor of Chipper’s being inducted into the Baseball Hall of Fame in Cooperstown this year, they have decided to name him “Cooper”.   With a career record of over 400 home runs and 1600 RBI’s, Chipper has a lot to be proud of.

The Detroit Tigers double trouble phenomenon,  Alan Trammell and Jack Morris, both gave credit to Manager Sparky Anderson for developing their already budding talents.  Alan Trammell, shortstop for the Tigers in the late 80’s, moved to the #4 cleanup spot in 1987 and promptly hit 28 home runs and 105 RBI’s that year.

Trammell spent all 20 years of his career with the Tigers and along with his teammate, ace pitcher Jack Morris were both inducted into the class of 2018.  Morris claim to fame includes being the winner of 4 World Series Championship rings with 3 different clubs, including a 10 inning shutout series for the Minnesota Twins.

Another inductee, Jim Thome ended his 22 year Major League career with over 600 home runs, spending a good part of those years as the left handed slugging first baseman for the Cleveland Indians.

Next year, Panama’s gift to the New York Yankees, Mariano Rivera, will most likely be a first ballot in the Hall of Fame’s class of 2019, but there was another change-up pitcher with over 600 saves.  Trevor Hoffman was inducted into the Hall this year after bringing his All Star talent to the San Diego Padres for 15 of his 18 Major League career.

New York is getting ready for the invasion of Cooperstown and the surrounding areas as Mariano Rivera’s eligibility next year 2019, followed by Yankee legend Derek Jeter in 2020 and the Red Sox Phenom David Ortiz in 2022.  Rivera wiill be the first Yankee to be inducted since one of my idols, “Goose” Gossage got in in 2008.

Baseball fans, get your deposits in early for your room reservations if you are planning to go to Cooperstown in the next four years!

 

53,000 fanáticos del béisbol invaden Cooperstown

Una multitud de 53,000 hombres fuertes descendió en la pequeña ciudad de Cooperstown el pasado fin de semana. Fue la segunda multitud más grande para un fin de semana de inducción en los setenta y nueve años de historia del Salón de la fama del béisbol nacional. La multitud más grande fue de 82,000 para la clase de 2007 cuando Tony Gwynn y Cal Ripken, Jr. fueron exaltados.

Entre los miles de admiradores del béisbol y amantes del pasatiempo favorito de Estados Unidos, miles de personas vinieron de todo Estados Unidos, desde Montreal y en avión desde la República Dominicana para honrar a Vladamir Guerrero, el hombre que nunca vio un lanzamiento. no le gustó. Nacido Vladimir Guerro Alvino en la República Dominicana, pasó 16 temporadas en las Grandes Ligas. Comenzó su carrera en 1996 con los Expos de Montreal, yendo a Los Angeles Angels en 2004 y convirtiéndose en el brindis de la ciudad por los próximos 5 años.

Un nueve veces All Star, no solo por su carrera de 449 jonrones y su gran habilidad defensiva, sino también por ayudar a los Angelinos a ganar 5 Campeonatos Mundiales de la Liga Americana de 2004 a 2009. Guerrero fue uno de los nueve niños y tiene ocho hijos de su propia. Al escribir estas líneas, con su hijo Vlad Jr. recientemente firmado por los Toronto Blue Jays. Vladimir se une a dos de mis amigos del Salón de la Fama dominicano, Juan Marichal y Pedro Martínez, en una fraternidad que solo los mejores de los mejores pueden pertenecer.

Este es mi décimo octavo año de asistir a la inducción al Salón de la Fama del Béisbol y es un evento que espero con ansias cada año. Me parece sorprendente que tantas personas puedan congregarse en un lugar tan pequeño, provenientes de todos los ámbitos de la vida y cada una teniendo sus propios ideales políticos y prejuicios personales, todo eso queda atrás mientras se unen como camaradas en el juego que todos aman; béisbol.

Larry W. Jones Jr. es su nombre de pila, pero los fanáticos que adoraron el orgullo de los Bravos de Atlanta durante 19 años solo lo conocen como “Chipper”. Como novato con los Bravos de Atlanta en 1995, Chipper se destacó cuando los Bravos ganaron la Serie Mundial ese año. Hablé con la esposa de Chipper, Taylor, mientras sonreía orgullosa de la inducción. Sosteniendo a “Ridge” en sus brazos, uno de los legado de varios hijos que comparte con Chipper, ella me informó que está a punto de dar a luz a otro hijo en las próximas 48 horas. En honor a que Chipper haya sido incluido en el Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown este año, han decidido llamarlo “Cooper”. Con un récord de más de 400 jonrones y 1600 carreras impulsadas, Chipper tiene mucho de lo que enorgullecerse.

El fenómeno de dobles problemas de los Tigres de Detroit, Alan Trammell y Jack Morris, ambos dieron crédito al Gerente Sparky Anderson por desarrollar sus talentos ya en ciernes. Alan Trammell, campocorto de los Tigres a fines de los 80, se mudó al puesto número 4 de limpieza en 1987 y golpeó 28 jonrones y 105 carreras impulsadas ese año.

Trammell pasó los 20 años de su carrera con los Tigres y junto con su compañero de equipo, el lanzador as Jack Morris fue incluido en la clase de 2018. Morris afirma que su fama incluye ser el ganador de 4 anillos del Campeonato de la Serie Mundial con 3 clubes diferentes, incluyendo una serie de blanqueada de 10 entradas para los Minnesota Twins.

Otro integrante, Jim Thome terminó su carrera de 22 años en Grandes Ligas con más de 600 jonrones, y pasó buena parte de esos años como el primera base slugging zurdo de los Indios de Cleveland.

El próximo año, el regalo de Panamá a los Yankees de Nueva York, Mariano Rivera, será probablemente la primera votación en la clase del Salón de la Fama de 2019, pero hubo otro lanzador de cambio con más de 600 salvamentos. Trevor Hoffman fue incluido en el Salón este año después de llevar su talento All Star a los Padres de San Diego durante 15 de sus 18 carreras en Grandes Ligas.

Nueva York se está preparando para la invasión de Cooperstown y las áreas circundantes como la elegibilidad de Mariano Rivera para el año 2019, seguida por la leyenda de los Yankees Derek Jeter en 2020 y los Medias Rojas Phenom David Ortiz en 2022. Rivera será el primer yanqui en ser nombrado desde entonces uno de mis ídolos, “Goose” Gossage entró en 2008.

Aficionados al béisbol, obtenga sus depósitos anticipadamente para sus reservas de habitaciones si planea ir a Cooperstown en los próximos cuatro años.

 

 

  • Aviso Legal

    NOTIFICACION DE ELECCION GENERAL DEL VILLAGE 12 DE MARZO 2019 La Elección General del Vill…
  • Otilia Pérez, trabajadora voluntaria incansable

    A Otilia Pérez, le hubiera gustado dedicar toda su vida al magisterio, enseñando a niños p…
  • El futuro de la prensa

    Dos conocidos comentaristas radiales me hablaron de cómo en los últimos años, había cambia…
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Herb Rein
Cargue Más En Deportes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

A un paso de la serie mundial

La Serie de Campeonato de la Liga Americana está en pleno apogeo entre el ex campeón de la…